Canje con la Quinta Compañía «Pompe France» de Punta Arenas

A finales del los años ’90, un grupo de quintinos de Magallanes viajaron al centro del país tomando contacto con las «Pompe France» de Valparaíso y Santiago.

Es así como tras largas conversaciones y reuniones, la «Pompe France» de Punta Arenas hace efectivo el Canje de Hermandad con su homónima de Santiago en 1995 y posteriormente con la «Pompe France» de Valparaíso en 2001.

La génesis de la «Pompe France» de Punta Arenas no difiere mucho de la de sus antecesoras. Nos sumergimos en la historia y pudimos obtener que, efectivamente, concordaban las mismas condiciones que llevaron a la fundación de la 5 y 4 de Valparaíso y Santiago, respectivamente:

Tras un voraz Incendio se funda el 14 de junio de 1889 el Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas; a fines de 1906, y respondiendo al llamado para formar una Compañía de Bomberos de origen francés, la entusiasta colonia residente respondió con 16 ciudadanos franceses residentes en la zona, de un total de 256 que se censaron en el año 1889.

Transcurría el 14 de octubre de 1906 cuando en el Hotel de France, hoy desaparecido, se reunió un grupo de destacados miembros de la comunidad, todos ellos de ascendencia francesa, para dar vida a la Quinta Compañía de Bomberos previa autorización del directorio General.

En definitiva la Quinta Compañía de Punta Arenas se fundo el 15 de noviembre de 1906 aunque fue incorporada al Cuerpo de Bomberos el 3 de mayo de 1907. La primera directiva quedo constituida por: Director, Alban Ladouch, Capitán, Juan Baylac, Secretario, Leopoldo Bourgade, Tesorero, Jose Menville, Teniente Primero, Claudio Imber, Teniente Segundo, Fernando Chapotel, además del Sargento Segundo, Edmundo Groetaers. A lo largo del tiempo transcurrido han sido bastantes las situaciones en que las «Pompe France» han demostrado su preocupación y ayuda por su hermana de Canje, ya sea en acontecimientos tales como destrucción de sus cuarteles por siniestros, explosiones o incendios, o con su presencia en la despedidas fúnebres de voluntarios o de mártires que han caído en el cumplimiento del deber. Asimismo, han sido muchas las fechas de celebraciones que han compartido, como la de los centenarios, competencias, aniversarios y que han quedado en el recuerdo de sus miembros y han reforzado aún más este gran sentimiento de hermandad.